Bold is beautiful is back!

A las mujeres nos apasiona la belleza. Es un hecho. En general (porque está claro que todas somos diferentes y no me gusta generalizar), nos encanta el mundo de la moda y el maquillaje. Y a ti también, que estás leyendo este post (sino no seguirías este blog, y te lo agradezco). Nos gusta sentirnos guapas, y muchas veces, llevar una blusa en particular, ese bolso que guardas como oro en paño y que sacas en contadas ocasiones o marcarte los ojos con un súper eyeliner, nos hace sentir que ese día nos vamos a comer el mundo.

Con esto no quiero decir que seamos unas superficiales e inseguras. Simplemente, la belleza es un arma que tenemos. Y a mí me encanta aprovecharla.  Pero hay muchas mujeres que no pueden o ni siquiera se les permite. Mujeres a las que sus parejas no les dejan salir maquilladas a la calle, o con una falda “demasiado corta”. Mujeres a las que ni siquiera les permiten que queden para tomar un café con sus amigas, porque no deben salir con nadie más que no sean sus parejas. Y no estoy hablando de casos que sucedan en el extranjero ni historias que me haya contado mi abuela. El problema es que son situaciones que se dan cada día, aquí, en España. Y lo más grave de todo es que lo podemos ver en gente de 16, 20 y 30 años.  Psicólogas, policías, estudiantes …. perfiles que cualquiera pensaría que jamás caerían en esa trampa. En el “me pega porque me quiere”.

Cuando Ana Bella, de la fundación que lleva su mismo nombre, nos contaba casos reales el pasado jueves, en la presentación de la campaña, se me empañaban los ojos. A mi alrededor, compañeras de Benefit y Sephora intentaban contener las lágrimas. Las situaciones que esas mujeres vivieron ( y las que muchas mujeres están viviendo en estos momentos) son muy duros, no sólo a nivel físico, sino a nivel emocional: se sienten inseguras e incapaces de pedir ayuda a su entorno (muchas han sido aisladas de sus familiares y amig@s por sus maltratadores).

Por este motivo es muy importante la labor que realiza la Fundación Ana Bella. Situada en Sevilla, esta ONG ayuda a mujeres maltratadas a comenzar una nueva vida. Y es por su manera de trabajar lo que hizo que Benefit España la eligiera para ser una de las dos ONG’s a las de destinaría en 2016 en dinero recaudado con la campaña Bold is Beautiful.

Ayuda En Acción, la segunda ONG colaboradora de esta campaña, lleva más de 3 años trabajando en España para ayudar a niños y familias en riesgo de exclusión social. Sus talleres de formación, sus becas comedor y apoyo extraescolar han ayudado a familias en Valencia, Galicia y Madrid. Y en Cornellà de Llobregat (Barcelona), realizaron también talleres de formación en diferentes colegios.

En 2016 recaudamos en España casi 130.000€ con nuestra acción. ¿Y cómo lo hicimos? Pues se destinó el dinero íntegro de todos los servicios que se hicieron en los browbars de toda España. ¿Qué quiere decir eso? Que por cada mujer que vino a cuidar sus cejas, se destinó el total del importe que pagaron (22€, que es su precio habitual) a la campaña.  Es decir: cuidando tus cejas como lo haces habitualmente, ayudas además a muchas mujeres a comenzar una nueva vida (unas 400 en 2016, según nos contó Ana bella). ¿No te parece maravilloso? ¡Miles de mujeres ayudando unas a otras!

Así que en vista del gran éxito que tuvimos, este año repetimos acción. Nuestra intención es conseguir llegar a los 166.000€, que se destinarán íntegramente a Ayuda en Acción y Fundación Ana Bella, nuevamente. Además, marcas como Louis Vuitton, Guerlain y Sephora colaborarán en la acción también. Mayo se acerca y comenzaremos las maratones de cejas, para conseguir recaudar la mayor cantidad de dinero posible. Así que corre a tu browbar más cercano, pide tu cita y colabora!!!Si estás en Barcelona o cerca, te espero en Sephora Diagonal Mar para conseguirlo!

boldisbeautiful

Aquí nos podéis ver en el desayuno de presentación junto a Francoise (presidenta de Benefit España), Ana bella (de la Fundación Ana bella) y Lourdes (de Ayuda en Acción). Estoy encantada de poder colaborar en un proyecto tan extraordinario en el que, con tu ayuda, podremos ayudar a muchísimas más mujeres.

Y ya cierro este post con un fragmento de las palabras de la propia Ana Bella Estévez:

“Mi marido me prohibió maquillarme. Me había prohibido otras muchas cosas como leer libros, comer pipas, comer mantecados, incluso me ponía un mantecado en la mesilla de noche para que yo aprendiera a vencer la tentación. Para demostrarle que era decente y capaz de pedir permiso, me sometió a la prueba de pasar por una discoteca un sábado por la noche sin que nadie me rozara… imposible… ¿verdad? En la misma discoteca su primo me sacó a bailar sevillanas, pero yo me negué, intuyendo que el que me cogieran por la cintura bailando sería motivo de problemas luego en casa. Pero mi marido insistió en que bailara y lo hice. Cuando llegamos a casa mi intuición fue certera y él me pegó, me insultó y yo no entendía nada. ¿Pero si fuiste tú el que me levantaste de mi asiento para que bailara? ¡Yo me había negado! A lo que él respondió: – Claro, no voy a parecer un celoso delante de la gente, eres tú la que te tienes que poner en tu lugar.”

Su testimonio completo, junto a las historias de mujeres que han logrado comenzar una nueva vida, lo puedes leer aquí.

Raquel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *